jueves, 4 de septiembre de 2008

un poemita para recordar

Tiempo

Sentado en la rugosa silla, ocultas la mirada
que ya no es dueña de nada.
Recoges el viento con tus manos callosas y antiguas.
¿Qué recuerdos mutilan tu sonrisa?
Sorprendes a las sombras del atardecer con tu figura impasible.
Oyes el murmullo del tiempo
cuando cierras las manos sobre tus rodillas y encoges
los sentimientos.
La repentina luz de la calle
vulnera tu quietud, engullendo la mansa oscuridad
Lees a Proust bajo la farola,
mientras el aire vierte aromas a menta,
dulces jazmines
y la hierbabuena del patio trasero.
Otra vez es enero.
Y la recuerdas.

miércoles, 2 de julio de 2008

El Baúl de mi madre







Al principio de los principios en el baúl de mi madre habian pocas cosas. Pronto empezó a llenarse con juegos de decenas de pañuelos en batista decorados en vainica, toallas con los bordes de croché, mantelerías de hasta doce y me llevo una, sábanas de hilo holandés con solo mi inicial y un espacio en blanco por si acaso alguién quiere compartir el tálamo bordado en bienvenido, ya era hora.

Si viene una visita de cumplido es obligado enseñar los primores hechos por su laboriosa mano enrendada en ganchillo. Tiene mucho éxito el juego de toallas de baño de hilo de mírame y no me toques. Desde que se van las miradoras con sus cumplidos de cuánto vale tu madre que lástima hija que tu no hayas salido como ella, las vuelvo a guardar enseguida para que duerman el sueño eterno hasta el proximo asome de punto de cruz o petit point.

Menos mal que me avisa con tiempo para que saque sus cosas y también para que invite a merendar a sus amigas. Me advierte de acuérdate de comprar las madalenas chiquitas que le gusta a Conchi o las pastas de y me nombra la dulcería renombrada de la que su amiga Mima es adicta .

No te olvides de poner la bandeja grande que te regalé , si, esa enorme con asas para poder sujetarla, la que llena de pesadillas el espacio. Entre el cristal y la madera un paño preciosísimo, de un tipo de calado antiguo que ya no se suele ver pues no hay caladoras como las de antes ¡Cómo se pierden las tradiciones!, esta frase anterior es obligada dejarla escapar de los labios con un suspiro apenado.

La bandejita no cabe en el cajón de mi madre y la tengo que tener en el altillo de un mueble ocupando hasta el aire, con la falta que hace el aire para respirar, sobre todo cuando las amables visitas se van por fin. Un dia guardé un mal recuerdo allí y lo serví junto con el juego de porcelana china. Alguien dijo que ese té estaba raro con regusto a añejo ¡pues claro! Hay que tener cuidadito donde se guardan los dolores.

El baúl se quedó chico y tuve que comprar una cómodo con cuatro cajones donde compartir las cosas que me ha ido regalando mi madre a través de los años. La cajonera antigua se quedó con el nombrete para siempre le metas lo que le metas. La influencia de mi madre lo impregna todo hasta lo que ya no está bajo ella.


Las cosas de mi madre están invadiendo mi casa pese a que he intentado explicarle el concepto de minimalismo. Nunca he podido terminar la exposición, me interrumpe farfullando a punto de me voy me voy que llego tarde, como el conejo de Alicia la del país estupendo , recurso manido donde los haya altamente eficaz.

Lo que ocupa más espacio en el dichoso baúl de mi madre son sus retahilas:

No te olvides que el próximo martes es la misa por el alma de tu padre que dios lo tenga en su gloria.

No me puedo creer que no vayas a ir la primera comunión de tu sobrino

¿Cuándo te vas a casar que mira que van pasando los años?

Ya que vas para el pueblo no te importa traerme y de paso le dices a y no te olvides de.

Insuficiente el nuevo mueble, amenazan con salir de el los reproches, los reclamos los ya qué, los por qué y el desde luego hija mia como eres nunca me cuentas tus cosas.

Las cosas de mi madre clamando y reclamando nuevos y más amplios lugares se han instalado en mis sueños, con lo serena que soy que divago sobre la almohada con la nada y el vacío existencial, el mejor de los conceptos.

Hace dias que vengo dándole vueltas, estoy pensando en comprarme el adosado que venden al lado y colocar las cosas de mi madre allí, pero no, se expandirian hasta invadir el barrio, la isla, el mundo entero.

jueves, 26 de junio de 2008

Felicidades

Enhorabuena para Cris por ese premio tan merecido,vi la casita de los osos y es una monada,eres una artista,.Felicidades para todas las madres que sus hijos han sacado buenas notas,lo disfrutamos mas nosotras que ellos mismos.Feliz verano bicos Peter Pana

miércoles, 25 de junio de 2008

Felicidades Minidecris por el premio de Marpe y por ...

...tu estupendo sitio donde has expuesto tus trabajos.
Soy una despistada, pues me acabo de enterar.
Intenté darte la enhorabuena por el lugar que corresponde pero no me deja hacer comentarios ese lugar...me dijeron: enseña la patita por debajo de la puerta y mis tacones del quince debe ser que no tiene el código de puedes entrar.
He estado golisneando, y no sabia que te habian dado ese premio.
Son unos preciosos trabajos, y nada, que enhorabuena Caracola, de corazón de melón a corazón de melón. Me gustan mucho los jardines.Coin.

NO PASA NADA DE NADA

Hola niñas:no pasa nada de nada pero entiendo que claméis por el doctor mental,os explico :puse un vídeo en el blog de Tara y parece ser que ese blog esta pensado solo para relatos pero no pasa na,lo voy a poner aquí para que os riáis un poco,ah!y decirle a Coin,que no se rasgue las vestiduras que no me pareció mal cada cosa es para lo que es y ya esta, así que bicos para todas y en especial para Tara y ahí va mi vídeo

martes, 24 de junio de 2008

Ala, que está ella privá...

y ha puesto yotenia por todas partes menos por una llamada istmo...
Lo que te digo Coin., tu te vas al yotenía, buscas la etiqueta que diga "embed" y lo que ponga dentro copy-paste en el block o donde sea y ya tá. Y si no hay "embed", puedes copiar " lo otro" que no se como se llama, y que solo pone letras y cosas, y es un enlace al vidrio que sea del yotenía, pero sin afotos ni nada y no es lo mismo...
Y mirando la Mata-hari te diré que hay una miniaturista holandesa que ha hecho cuatro o cinco escenas dedicadas a la buena señora, escala uno doce, claro.Cuando terminó con la Mata se dedicó al Titanic (al de la peli) y está como loca haciendo comedores, salones, vajillas, la chica esnúa posando pa que la pinte el rubio- guapo-pero-donde-este-Brad-Pit-no-hay-color, en fin... Si ya, ya se que como voy a estar yo en mi tino, si nunca ha sido una muy así, y con estas compañías...pero que quieres, a mi lo de la jibarización que dice Vanesaerpino (que por cierto sigue mising y como Mambrú...)me pone casi tanto como los paréntesis...
Y ná más, que me han abierto un garito aquí mismo, a la vuelta la esquina, y es de una coleguita y voy a ver que ponen hoy por ahí, y luego daré una vuelta por la otra orilla si los brillores no me espantan, y aluego ... aluego me ire a leer a la cama, coñe..."A cien leguas de Manhatan", del Fesser ese de Gomaespuma, que me lo trajo mi hombre y está muy, pero que muy bien.
Y encimbaayer vi con mi hija en la tele "Candida", y las escenas de USA están rodadas en el pueblo donde el tio vivió un año escribiendo el libro , y te puedes morir de la envidia , y encima te ries un montón y aún más, te machaca el tío todos los tópicos que uno tiene sobre los USA, y hasta te dan ganas de ir si no fuera por el Arbusto...
Chaaaaaaacha, de pronto me he sentido como poseida por el espíritu de Tarajundia (aunque con algo de corrector ortográfico) ¿Será contagioso?

miércoles, 18 de junio de 2008

¡¡¡¡¡¡Ya se poner youtube ya se poner youtube!!!!

Acabo de aprender a poner youtubes, una amigo caritativo tuvo la infinita paciencia de enseñarme, y no como ustedessssss..Grrrrr.
Venga pongo una a ver que tal.
Dedicado a Tarajundia y a los guateques de Colomnas en el Aaiún, con el picá, la sangria, y los roling que anda que los ronling molaban. Para las lentas La Lola y también aquella francesa de....bueno no lo cuento, que a la Vane no le gustá el francés, que me pronuncia coin en vez de cuan.


A verrrr.....momento please....
voy pido, copio, pego , salgo entro y ¡hale hop! joderr!!!! esto es cosa de la aixa candixa

lunes, 16 de junio de 2008

Aquí la agente 3301

Chist, chisss, hola, aquí la espía 3301 , después de atravesar, mares helados, rios profundos, hondos valles, miles de atascos, millones de ovejas por la carretera... ¡ al fín he llegao! Ahora estoy en una esquina, detrás de una farola (no sé para que me molesto, ya veis, se me ve por los cuatro costaos...) Es que esto de espiar no se me da nada bien. Tengo mala memoria y nunca recuerdo a quien estoy siguiendo( y eso que llevo una chuleta... bueno, la estoy leyendo ahora mm, aqui dice, hacer la compra, pero no en el Día que te conozco que siempre me quieres dar gato por liebr
e, perdón, me he equivocao de chuleta...en fin, que aquí estoy chicas y monseñor que no me olvido de usté, lo que os decía, es agradable llegar y encontrar tal recibimiento. Muchísimas gracias por acogerme entre vosotras. Espero compartir buenos momentos de literatura, de humor y momentos de andar por casa, en chanclas y calcetines que es como mejor se está. Me gusta vuestra página, y vuestros textos. Os dejaré algunos míos a ver que opinais.
Un besito para todas/os, os veo mañana.,

Próxima presentación de ....

A ver muchachas y Monseñor....un poco de atención si hacen el favor....deja la taladradora un momentito mini de mini...escuchen,estoooo ( me aclaro la voz) que una muchacha muy buena ( y si no lo es, mejor para ella, no pienso poner lo de la Mae West ...) se presentará en este blog, pobrecita que no sabe lo que se hace, que miren que hay por ahí blogs concurridos y variopintos ( observen que ya lo escribo bien, pero si quieren vuelvo a las viejas costumbres y digo block), en fin, que para una que asoma la nariz espero que sean modositas y se comporten.
Somos tan poquitos que es una novedad que alguien se digne entrar, por eso la anuncio a redoble de palillos. ratatatammmm.....!!! No debemos tener mucho poder de convocatoria, pues somos solo cinco toletas( lo de toleta lo digo por mi, Tarajundía diría toilette) y un calvo ( con perdón del calvo, que además ya ni se digna). Si la Vane estuviera en disposición de..la recibiría con alfombra roja acrílica y un youtube especial de los especiales, ya saben, de los que salen ronchas y la Peter Pana con un vinillo de Ribeiro.
En fin, que a lo mejor tenemos suerte y entra. Se llama agente 3301 y a lo mejor conoce a la espía Nancy, aquella alemana que resulta que...

lunes, 9 de junio de 2008

pos pa la Vane, con mucho amor

y su poquito de retintín (pero poco)

y no me diGAS, vANE, QUE YA SE QUE LA COIN NO , QUE NO ES UNA MARA VILLA, GITANO INCLUIDO...

El finado de la Sala II

Huele a Armani mezclado con naftalina. Hace juegos malabares con tres bolas blancas de alcanfor que saca del bolsillo de la chaqueta.

Vestido de mafioso italiano con terno gris, un clavel reventón en la solapa y pelo aplastado peinado en raya, las manos cruzadas al pecho por encima de la corbata negra.

Se sienta a mi lado ¡Hola guapa! me llamo Federico y soy el finado de la Sala II.

Este muerto no es mio. Fui a despedir con mi madre a la pobre Carmelita, una señora muy buena, todo el mundo la quería, sus hijos más, que iban a verla a la residencia donde se aparcan a los viejos por lo menos una vez al mes, eso si que es querer caramba.

Ya descansó la pobrecita, la frase manida, socorrida, arropada de suspiro hondo. Se mueven los pechos de las señoras al vaivén del resuello del no somos nadie ¡ay señor!

Desnudo Federico de la cintura para abajo, ni zapatos tiene y todo le cuelga, hasta la poca vergüenza de andar de esas manera por este lugar tan cumplido.

-¿Y cómo es que vas así?- pues que no tengo familia que me vele, solo un seguro que cubre el adios con el corazón y los detalles del rito.

- Pues hijo, ya podian haberte puesto unos carzoncillos por lo menos.

- No vale la pena, en la caja de soñar siglos solo se ve cuarto y mitad y a mi no me quiere nadie, no me quiere nadie joder.

- ¿Qué haces abrazando el aire?- dice mi madre. Hablo con la niebla.

Federico me cuenta sus cuitas. No se por qué, ya podia haber elegido a otra. Quieren que le lloren de verdad.

Me lleva de la mano ¡qué mano tan fria! a la sala del finado III. El dolor es tan gran grande allí que no necesita demostraciones extravagantes, hasta los ojos están secos, se quedan colgaditos del aire y del no me lo puedo cree. La pena revira las entrañas y Federico me consuela.

Anda vámonos, que fea es la parca cuando viene así, de esa manera, arañando y hurtando muertos queridos, le digo con urgencia. Y nos vamos.

Salimos a tomar el aire y el humo de los que fuman. Unas vagas figuras tiemblan en el aire. Mira,son muertos como yo buscando barcas de lágrimas.

- ¿Y a dónde vais? - Ni puta idea chica, solo se que los que se van llorados están contentos.

- ¿Y tú que hacias antes de irte? - Pues yo era un, no me acuerdo de la palabrita, esa de vivir para el placer de los sentidos.

- Egoista.

- No, hedonista.

- Pues eso he dicho.

Una vez quise a una mujer, la quería tanto que renuncié a ella, la quería tanto que la curé de un dolor, tanto la quería que se me posa una rumbita en este clavel colorao con etiqueta de finado de la Sala II y me bailan las rayas del traje de mierda este que me ha endosado la funeraria. La queria tanto que mira como se me pone virado a la izquierda el querer del debajo del ombligo, la quiero tanto que me muero, que me estoy muriendo por ella.Puñetera vida esta, ella suspira en la conchinchina y yo peno en Honolulú. Mi preciosa mujer querida bailaora de minués y yo gastador de zapatos de gamuza azul. La recuerdo en el vano de una puerta sonriendo por encima de su hombro con el ven ven y yo no fui, me cago en todo lo que se menea.

- Oye ¿ y tú mi niña no me tienes miedo que mira que soy un muerto? ¡Ay que risa! Si es que eres un difunto de opereta medio desnudo, que eso no es un terno, no se vale la chaqueta y el chaleco y pantalón no.

Mira, ahí viene tu coche negro que te llevan para los siempres.

Cántame una cancioncita de adiós mi vida, esa de Vete de mi ,de Diego el Cigala. Vale Federico.

Al difunto de la Sala II se lo llevan en una carroza negra tirada de mis ojitos de inventar penas al trote de esta rumbita:

Tu que llenas todo de alegria
oye el canto perfumado del amor
vete de mi
no te detengas a mirar
las ramas muertas del rosal
que se marchitan sin dar flor
mira el paisaje del amor
que es la razón para soñar
y ama
yo que ya he luchado contra toda la maldad
Tengo las manos tan deshechas de apretar
que ni te puedo sujetar
vete
vete de mi ...

viernes, 6 de junio de 2008

El novio de la muerte

¡Aquí en mi vientre estuvo españa, aún permanece que se me nota la preñez de patria desde hace más de quinientos años!

Se aposenta cara al Mediterráneo la incólume y vieja ciudadela, alcazaba fortificada mirando al marinero barrio del Mantelete. Por ojos cañones verdes apuntando al pasado histórico. El faro asoma el perímetro pétreo sobre la bocana del puerto.

Al cuartel de la legión le guarda las espaldas el monte del Gurugú y un poquito más abajo el arrabal que vive de la soldadesca.

Las moras que lavan la ropa apuntalan los frontis de las fachadas de sus casitas blancas y azules con palos oblicuos de donde cuelgan los uniformes, una fila de legionarios mutilados sin pantalones los unos , los otros sin camisas, las guerreras sujetas por las hombreras, incompletos fantasmas pendulantes meciéndose al vaivén del aire rifeño. Las gorras son palomas verdes temblando en el horizonte de las putas.

Negocio próspero el club de máquinas recreativas, el ciber espacio abarrotado de guardadores de ausencias, las fulanas no cuentan, algunas lo cuentan todo que se vive entre fronteras. La tasca de Pepe el manco huele siempre a tortilla de patatas, por suelo el serrín que las borracheras manchan. En aquella puerta el chocolate es del mejor y si quieres asuntos más fuertes te lo digo, a esa puta no vayas que mira lo que me pegó la muy. El médico arregla los asuntos del va y viene, en este barrio se baila agarradito, más apretado el abrazo de la vida para ellas. Todas conocen al medicucho que tiene una casa en Málaga y en Marbella dos.

Al brigada no me acuerdo lo encontraron tieso dentro de su coche en el pinar de un poquito más allá del cuartel. Los pantalones verdes por las rodillas, la bandera patrióticamente izada . Trabajito costó arriar la evidencia del deceso en acto de servicio, del servicio de la asistenta social.

Al novio de la muerte le rindieron los honores que el Cuerpo de la legión hace a los suyos cuando lo despiden de esta vida, éste lo hizo con la sonrisa puesta de me voy me voy y se fue el pobre para siempre.

Mi divisa no conoce el miedo, mi destino tan solo es sufrir.

La familia despide al padre, al marido de bravura sin igual con el pueblo de fondo al tanto de la movida. La viuda y sus hijos no se enteran de nada que están en su dolor, pesa en su alma un doliente calvario y el alarido de la mujer navega por el aire hueco de la nave de la iglesia, un dolor esperpéntico con aire andalú que se nota en las palabritas que se come el deje:

¡Ay mi Pepe que nunca me fartaste! ¡Ay mi marío que bueno era que nunca me fartó! ¡Ay mi Pepe!.

Los domingos, a la hora del aperitivo, después de la misa de doce los de buen vivir del centro suben al barrio aquel. Con la cañita o el vermut una tapa de ¡Ay mi Pepe! cortesía del lugar, una mini salchicha elevada por virtud de un palillo camuflado sobre tosta de pan cubierta de salsa de roquefor.

Si, está de moda tapear en el barrio donde algún legionario vive más con su mora que en el cuartel, más en el cuartel que con su familia las que la tengan cerca. Hasta piensa que la quiere, nadie como ella le ha dicho de esa manera que la morita sabe decir y se entretiene mirando la sombra de las pestañas de la muchacha en flor que ya sabe como funciona el como tu nadie. Soy valiente y leal legionario y ella acaricia su nuca de soldado de brava legión, la morena lo consuela, sabe como hacer que se sienta el rey del mambo.

Huele el lugar a menta, a carbón, a anafre y cuero, a hachís, borrego, jarera y a orines mezclado de zotal. También a jazmines. Los geranios florecen en sus macetas de latas pintadas de añil o de verde o de rojo.

Un guayete vende espárragos trigueros en la carretera que lleva a Farhana o en la de Beni-Ensar y agita los ramos con sus bracitos morenos, parece que baile el morito al son de las verdes maracas despeinadas.

lunes, 2 de junio de 2008

EN GALICIA NO LLUEVE TANTO

Pues eso, que en Santiago hoy no llovió, en el resto del norte, parece que tuvieron que ir en


lanchas a trabajar. Parece que los catalanes ya no necesitan el mini trasvase y que a los maños

les sobra el agua, jaja, nadie esta contento. Bicos, Peter Pana

PD. Esta foto es desde la puerta de mi casa

sábado, 31 de mayo de 2008

Historia de una rubia

Se sabe la hora exacta en que el sol baja al patio de mi cocina. Espía la raya que pinta la luz y con sus ojitos negros mira como crece la franja de sol bajando por las tejas, se alarga tocando la pared albeada, blanco sobre blanco, caminito de luz hasta que llega al suelo.

Entonces, su boquita de morro chato pilla la alfombrilla verde y la arrastra hasta allí y se tiende a tomar su sol de las once y cuarto.

En ese tiempo de espera no hay nada que la pueda distraer, ni un vamos a la calle rubia, ni un trozo de galleta con pasas, galletas de humanos que las de perro ni muerta ¡puaf!, ni siquiera el odiado gato negro del vecino que no puede ni ver y que se pasea por el tejadillo sin entender el por qué nunca le ladran a esa hora y a las demás si. O puede que si lo entienda y por eso precisamente se contonea con lento paso provocativo de mira lo que hago y no me pienso ir que ya nos conocemos las costumbritas.

A veces el sol no baja, una nube lo tapa o dos o tres y ella suspira mirando al patio, como si fuera un novio despreocupado que no viene a verla. Apoya su rubia cabeza sobre sus patas delanteras dando una ojeada de vez en cuando y levanta una de sus orejas por si escucha el estoy llegando a la puerta por donde su amado claro tendría que aparecer pero no, que no, que hoy no toca.

Se resigna y se va a hacer las cosas que corresponde hacer a esa hora que ella es un perra de costumbres, no todas buenas, maldita mania de roer la alfombra roja de la sala, esa tan moderna de nudos flojos que mejor hubiera sido pillar una clásica de apretaditos los unos contra los otros, la unión hace la fuerza, es el lema de las alfombras que duran toda la vida.

Tengo una de mi abuela, dios la tenga en su gloria, a la alfombra no, a mi pobre abuela, que todavía está de buen ver, mi abuela no, la alfombra. Creo que se zampa las orillas sueltas de la alfombra como quien se come las uñas, por nervio y rabia, el sol relaja mucho a las rubias, está demostrado.

Y de repente aparece el novio dorado a las dos del mediodia, o incluso a las tres, un poco desgastado, no tan radiante, que ha pasado casi el dia por el, cuando logra dar el esquinazo a las dichosas nubes.

Se mete en la cocina camino del comedor, toca la puerta de la nevera resaltando las partes metálicas como si fueran de pura plata. Un brazo entrometido avanza por el tragaluz del pasillo, un rejo alado, silente, cálido y amoroso acaricia la cama donde la rubia novia descansa con postura abandonada, las patas alzadas, la lengua rosada fuera de su boquita, que hace mucho calor.

El sol la roza y le dice aquí estoy niña. ¡Le pega cada susto ! Sacude su melena y le ladra enfadada estas no son horas de llegar. A ella le gusta la espera lenta, bajando poquito a poco por la pared del patio de la cocina, que no le sabe de otra manera.

martes, 20 de mayo de 2008

De aquella radio

Con ustedes amigos una vez más en la Cadena Ser, su radio amiga por gentileza de COLA - CAO en Lucecita con Matilde Connesa, Matilde Vilariño, Guillermo Goutier Casaseca. Narrador Pedro Pablo Ayuso. Simplemente María o Ama Rosa, Perrico y Periquín, no esa novela no, esa era de antes de que yo naciera.

Mi abuela y sus vecinas pegaditas a la radio, una que tenía un ojo verde, la vecina no, la radio, una ventana oval en forma de abanico hipnótico de agarrar a las niñas chicas y que decia mira ven a ver como bailo, abre y cierra el ojo de embrujar cuando encuentra la sintonía.

María de la O, canta la radio y el barrio con la cupletista al mismo son. La cadena Ser en Argel es España con mayúsculas.
A las cinco en punto la puesta en escena para escuchar la radionovela. Unos minutos antes mi abuela muele café en el molino manual de madera con su cajoncito encarnado. Ese café con aroma a gloria pura solo comparable al rico olor del gofio de millo tostado o el del pan recién hecho con mantequilla de la de verdad derritiéndose por arriba, un precioso color ambarino casi transparente, o al perfume a caramelo de menta de los altos eucaliptus que crecen al borde de la carretera frente a la casa de mi abuela en el barrio francés de Argel.

Que dificil pronunciar para una niña española la palabra eucaliptus. Annette dice que tengo que poner los labios como si fuera a darle un beso al novio ¿qué novio, yo no tengo novio? ya lo tendrás cuando te salga el pecho. Me miro incrédula la planice inmensa que tengo bajo el cuello y pongo la boquita en bouche en coeur, en forma de corazón dándole un beso al aire. Un dia, con suerte, seré bonita y alguien me sabrá mirar y decir cariño mio como tu nadie.

Las vecinas españolas, las únicas tres del barrio, se traen el ganchillo o la manga casi terminada de alguna rebeca, tan embebidas en la trama que pierden la cuenta de dos al derecho, uno al revés y la hebra por arriba escuchando la radio de nuestra España, que bien suena la patria cuando se pronuncia fuera.

Aurora tenía un puesto de verduras en el Zoc d'Argel y aún la meu xiqueta y el xé de su añorada Valencia. El acento canario lo pone mi abuela y Ana, la madre de mi afrancesada amiga Anette, que le gustaba mucho más que la pronuncien con ette detrán del An.

No nos dejan a las chiquillas comentar nada ni meter baza, te mandan a callar enseguida Shssssss... con el dedo en los labios de a callarse tocan.

Las mandonas plañideras abuelas con sus pañuelos de batista y vainica arrugaditos y mojados a punto de ¡Ay que pena penita pena!.Las palabras honor, deshonra, inclusa, madre, hijo mio...volveré te lo juro por lo más sagrado, esperáme amor mio tiemblan en la habitación de escuchar la radio de españa.

Anette y yo nos escapamos al dormitorio de mi tía la soltera de toda la vida a mirarnos las caritas en el tocador de puertas abatibles con espejos que repiten a las niñas presumidas hasta el infinito y más, jugando a ser mayores. El sosten de encaje blanco de mi tia cuelga sobre mi cintura y no hay manera de rellenar tanta holgura, nada...que habrá que esperar a que venga el tiempo a llenarnos los ansiados pechos de quiero ser mayor, yo también, dice mi amiga.

¡Prohibido abrir los armarios! Mientras las cancerberas escuchan la radio no hay peligro de que nos pillen. Cartas de amor de aquel novio que le decia ven aquí te vas a enterar, te quiero tanto nano, yo más a ti mi vida.

Huelen a espliego las misivas y a no pudo ser, perra vida, que me lo levantó una alemana y hasta le dio los hijos que me tocaban a mi, y mírame, guardando fondos de armarios rancios y caducos que las niñas entrometidas revuelven.

Mi tía la soltera tiene mogollón de fotonovelas de chicos y chicas guapísimos, novelitas de Corín Tellado que como no tienen ni dibujos ni fotos no nos gustan. Tebeos apaisados de aventuras del Duo Dinámico, Manuel y Ramón de los que Puri ficación, si, Puri, está enamoradísima, sobre todo del alto.

Le gusta canturrear aquella canción que dice y dice así de esta manera:

Quisiera ser aurora boreal/ y darte así un mundo de color/ y conseguirte las estrellas y la luna y ponerlas a tus pieeesssss. Si claro, no conseguian llegar a final de mes con la hipoteca del piso, los plazos de la lavadora, la letra del seiscientos, el tercer chiquillo de camino que mira que te lo dije Pepe, ten cuidado Pepe...y le iba a regalar a la muchacha -cuando eran novios - lo de la aurora boreal dichosa. Generación de crédulas inocentes.

En el picá suena la de me gustas tú y tú y tú y solaaaaamentee túúú la uuuu se alarga por la ventana del barrio azul y blanco donde el moro vende melones argelinos los más dulces del mundo.

Una flauta suena rizando el aire de la plaza, suave y silente y más allá un horizonte de perros ladra la frontera del barrio.

Sobre el tocador pasado de moda un librito de poemas de Alfonsina Storni encuadernado en cuero ocre , una torre de Babel grabada en oro en la portada. Con el corazón en la boca Anette recita los versos que una niña de doce años escribió para que los enamorados se coman los te quieros seguiditos.

Desde el minarete de la mezquita de Ali Bitchin se escucha la llamada a la oración de los fieles seguidores de Alá es grande y Mahoma su profeta.

Por la calle de Ben M'Hidi Larbi sube el taconeo de mi tia Puri, que llega, que está llegando ¡ay que nos pilla mi tía! Por la celosía de la ventana argelina se escucha el cliquear de las llaves de ya estoy aquí.

Borramos las huellas de las niñas curiosas indagadoras de habitaciones de solteras románticas justo a tiempo de escuchar con caritas de mosquitas muertas y este ha sido el capítulo trescientos diez patrocinado por.

Las abuelas exiliadas suspiran y huelen a clavel de españa y a coliflor.

jueves, 8 de mayo de 2008

Fui a la orilla del rio....

Animated-Gifs

y mentere del cumple de la coin, y como alli ya le pusieron brillores....

pos yo...estoooopaaa

jueves, 1 de mayo de 2008

En nombre de María que cinco letras tiene...la m..la a..

Curro, el Snauzer se llama Curro. Asoma Curro la cabeza por la ventanilla del coche. El aire infla su moflete negro y deforma el carrillo, un globo bigotudo. El contrapunto a tanta oscuridad hinchada lo pone la lengua rosa fucsia babeante que chorrea el cristal.

No es un pino en fuga, ni el pórtico de una iglesia barroca que llega despacio hasta el frontis de la cara, ni el valle que desaparece trás el recodo de aquel camino curvado que viene y va, se aleja y vuelve.Baila el paisaje por delante de la lengua rosa del Snauzer gigante. El solo siente el aire y los aromas que perciben su poderosa trufa, los paisajes son perfumes, esencias y aquella mixtura de esa perrita preciosa que orina en la esquina dejando el recado de amor de ven, ven, estoy preparada para recibirte. Los horizontes de un perro pasan por la frontera de su hocico.

Por el horizonte del contar de Marcelo se mueven los tejados, aquella farola, ora una torre que emerge de la arboleda, ora asoma desde otro ángulo, con otra luz, de diverso modo sujeto a la velocidad relativa del trote ágil del coche tirado por dos caballos.

Este libro pausado que leo y bailo, entrando y saliendo en la emoción del que cuenta del efímero momento, eterno instante que atrapa es un regalo de Carlos, en la contraportada la dedicatoria de María te presento a Marcelo y más abajo Marcelo te presento a María. Me inaugura otros tiempos, viejas maneras lentas que contar sobre la nada.

Cronos se comió a sus hijos y yo una madalena mientras leo a ritmo de aquí no me muevo cada línea de este sutil escritor experto en pintar las emociones nimias, los aconteceres anodinos, las sutiles pequeñas incidencias de su acomodada y burguesa vida.

El regalador de libros anacrónicos me pregunta como estoy, es que tropecé al salir de su mirada con el escalón y me caí, que vergüenza más grande. El hombro hizo crac, mira, como mi corazón, que frágil es el pobre órgano administrador de rios rojos que vienen y van y navegan balseando por mi cuerpo que tiembla cuando me habla así, acariciando su voz de esa manera.

Entre la cabeza del que está en el pupitre de delante y el pelo de esa mujer cardado tremendo tiene la señora, Carlos me mira y yo a el. Su cabeza una torre de una iglesia que asoma por aquí y por allá, ahora solo le veo un poquito de la nuca al final de su cuello que sale de ese polo azul cielo, que bien le sienta el cielo a mi querido profesor.

¿Qué hace entreteniendose más de la cuenta con esa que le pregunta...que es lo que le preguntará que se tarda tanto? Ahora se yergue por encima de todas las cabezas, muy por arriba del mundo, explica algo con pasión, no me entero de lo que dice, solo que mueve la boca y la mano derecha. El baila y yo bailo. Sale del ángulo de mis ojos y viene y va, se pasea despacio al ritmo de un coche tirado por un caballo pausado que se come los siglos y los pórticos de las iglesias.

¡Ay me duele! Que me caí sobre el brazo derecho y el hombro hizo un crac raro que no me gusta nada ese ruido de algo va mal, demoledor sonido, seguro necesita terapia. Lo mismito que la rueda del hámster que un dia su hijo chico trajo a clase. Una mujer guapa, alta y rubia, vestida de negro con un collar plateado haciendo juego con su pulsera, alemana creo, por la forma de decir ¡hei! aquí te dejo al niño, cuidamelo hasta que vuelva que te toca a ti.

Calladito que termino en diez minutos, le dice a su hijo rubio de sol, guapisimo niño, que se sienta justo detrás mia con la jaula del ratón.

La rueda hace crriiicc criiiiccc, como mi hombro, resuena en la clase un chirrido impertinente. El padre pone su dedo en los labios shhhtt y Pablito le da una galleta redonda al hámster que se la mete en la boca, más grande la galleta que la boca, más grande la boca que la cara. Al animalito gris se le pone una sonrisa caratulera de risa de morirte, las comisuras de los dos carrillos extendidas por fuera del horizonte de su cara, ampliada en uve la bolsa en la que guarda el remanente del otoño-invierno, buche de por si acaso no hay después. Le cabe de casi todo, hasta un galleta gigante tamaño hostia quiticagas en el flexible pellejo de su carita ratonil.

Pablo con su manita tapandose la boca y la nariz, aguantando las ganas de reirse, las de hacer pis también, con sus muslitos apretados a punto de ay que me meo. A mi también me dio la risa. Me siento a su lado, no podemos aguantar la carcajada por lo bajini de ver al ratón erguido sobre las patas traseras y las dos manitas minúsculas delante con la sonrisa más grande que la cabeza, prosopón enorme.

El prefesor serio, mirándonos a los dos con el dedo de mandar en los labios ¡Ay que risa! Menos mal que su hermano mayor, que guapo el mayor, tan moreno como su padre se lo llevó, al niño meadito y al ratón de la galleta.

Cuando me curó la rodilla supe que lo iba a querer, ya lo quiero, solo que el no lo sabe o puede que si, desde que puso la boca de soplar en la heridita, Eolo cariñoso y ya van tres mofletudos por el horizonte de la historia, un perro, un ratón y un enamorado soplador de arañazos, como si la vida le fuera en ello.

Y que el médico te vea ese hombro las tendinitis tienen mal curar, los corazones también mi vida, pero claro, no se lo digo, que no me entere que no te cuidas María y pone tal dulzura en el acento de mi nombre que bendigo el dia que mis padres decidieron llamarme de esa manera.

El nombre de Maria, que cinco letras tiene, la Eme, la a, la erre, la i, la a. Una soga de saltar la comba mueve el aire de las niñas que entran bailando la eme en el círculo gigante que hace la cuerda silbando en el aire y que dice así:


Que si que te quiero, si si que te quiero te quiero que si.

miércoles, 30 de abril de 2008

Vaya mono que teníaaaa

Sabrán mis ínclitas coblogeras (debería llevar una u entre la g y la e, pero... y debería decir inclitos, por los xy que un día estuvieron, pero como ni asoman...) que desde el viernes pasado a mediodía, ni internete, ni recibía llamadas de telefóno fijo (eso lo descubrimos despues) ...un HORROR....
Pero, si uno le da las cosas hechas a talefonica acaba por encotrar el desaguisado, y me ha devuelto mi número, mi adeseele y todo lo mío...eso sí, hubo que llamarlos varias veces para irles contando lo que averiguabamos (llamar sí podíamos) porque lo que es por ellos....Estoy tan contentísima que voy a poner un brillor y una mariconada y muchos colorines y snupines dando saltos yyyyah, y un enlace a un blog muuuuy interesante, de afamada autora, y de lectura, visita y comentarios altamente recomendables( mayoemente porque todos leen pero nadie dice ni pío y me aburro un poco con tanto monólogo, así que si se animan y dicen alguna cosa , masque sea una barbarida, estaré agradecida)
este es

Animated-Gifs



Animated-Gifs
Animated Gifs

miércoles, 23 de abril de 2008

LA TIA TULA

El alma! ¡ay!. El alma se me cae de los pies decía mi abuela materna, que no es mal sitio para tener el alma colgada o descolgada vista la facilidad que tiene para resbalarse, mi abuela no, el alma que se pone suavita con el atardecer, nostálgica y mansa.

El círculo ardiente del sol que se va, que se está yendo muta el cielo en violetas casi índigos, un guiño de melancolía. El horizonte de las hormigas son mis sandalias que interrumpen su caminito de mirmidones negros.

El mio mediato es el taller de literatura donde ya todos entran de dos en dos y hasta de tres, usted primero, no usted señorita faltaría más y entro al hormiguero.

Soy la última de la fila detrás de las gafas de ver de lejos y de la carpeta nueva azul oscuro del mismo color que pasa por la ventana. Me encanta combinar cielos y carpetas.

- Cállate nena y pon atención, me dice mi padre y nos ponemos a escuchar los dos al profesor de Literatura. A mi padre le gusta, como es amigo suyo de sombra y parrafada se cree hasta con derecho a presentarmelo así, de esa manera tan atipicamente póstuma.

Los zapatos del profesor son de color azul marino con cordones blancos ¡ cuánto azul de repente! igual que el boli que sostiene el que está a mi izquierda, lo bambolea entre el índice y el pulgar con un efecto óptico que parece de plastilina el boli a apunto de derrite flácido. Me mira y se sonrie el bobo, seguro que todo lo tiene así de blando que se le nota en los ojos lo poco hombre. Pongo el bolso entre el simplón y yo.

Los zapatos se pasean y hablan y van de un pupitre a otro, se mezcla con los demás zapatos, anda que no son feos ni nada lo de esa, marrones y anchos, en ellos los pies de - me llamo Eloisa - se presentan. Habla de lo que espera conseguir de este taller de literatura a una pregunta del exponente, el exponente se llama Carlos Cedres.

Las preguntas son cortas el comentario amplio, su voz rebota por el aula desde el plafón del techo hasta el mapa de las islas con un ferry que llega a Cadiz y sube por el mediterraneo hasta.....¡hija, no te pierdas....! es que no entiendo lo que esta dice papá, que espesa estoy. Habla de las frases hechas de la literatura, mira escucha, las mete todas de repente para que sepamos lo listisima que es, y dice:

Siempre nos quedará París y dice algo apesta en...y dice que como se llama Eloisa vive bajo un almendro y que su marido tiene el importante nombre de Ernesto, ahora mezcla el cine y el mito - dice perdone que no me levante y dice la parte contratante de la parte contratante, y dice más madera y ... papá cállate que me da la risa. Pues vale, me callo.

¿Y tú que esperas conseguir de este taller María? - pregunta el profesor con su enorme modulada, potente voz que aterriza como un rayo de repente en mis oidos, que me muero ¿pero éste por qué me pregunta nada?.

- Pues yo opino que...¡ah! Es otra María. Miro el papel que nos han facilitado.

- Microrrelatos ( el arte de la brevedad)
- Mitos y personajes literarios
- Redacción y estilo
- Iniciación a la escritura creativa
- Estrategias fantásticas
- El gozo de escribir
- Literatura erótica ( este curso tiene lista de espera)

Más abajo un cuestionario y al final una indicación - ponga un título interesante a este Taller Literario al que acaba de inscribirse. Pues vale, lo pongo en letra grande de caligrafía virada hacia la derecha con perdón:

“La Tia Tula “

Eso es “La Tía Tula”. ¡Qué susto joder! Que no sabia que lo tenia detrás mia y me pilla el folio y lo muestra el exponente diciendo ¡Claro que si!, hay que perderle el respeto a lo establecido para comenzar de nuevo. Catarsis dicen los griegos. Como si fuera ese engorroso mundo desconocido de las letras una tia abuela milenaria, venerable y vieja, llena de conocimientos a los que hay que acercarse poco a poco y de la boca de la anciana saldrán solitos, si sabes decir Tia Tula cuenta, cuenta.

- Buen título Maria, lo dice bajito devolviéndome el papel con su nariz casi pegada a mi oído. ¿Has visto papá el descarado éste lo que dice? Mi padre es que se mea.

Interrumpe una mujer ¡vaya, si es la vecina! Que pide perdón, se pone en la mesa de la derecha, suenan sus pulseras, el retiro de la silla, el resuello de su respiración, el saca mete del bolso, batir de abanicos, más cascabeles de pulseras.

La voz del profesor es fria y controlada - cuando termine la señora de sentarse continuamos. Se queda la ruidosa calladita sin mover una pestaña sujetando las muñecas por si acaso.

Nos pide que nos presentemos si queremos hacerlo – me mira – y a exponer el interés que nos mueve el acudir al taller de la Tía Tula, lo que esperamos conseguir y nos invita a que comentemos por escrito el próximo dia nuestro autor favorito.

Gracias amigos por la atención y hasta mañana, María por favor no te vayas que quiero hablar contigo. Lo dice así, todo seguidito el hasta mañana y el Maria por favor, la misma entonación, ya podia haber puesto un poquito de no se, un poquito de, que no me sale el de.

Mi padre me da un codazo por dentro de la barriga. Estate quieto papá. La vecina se queda también para disculparse por el retraso y a mi me da el pésame por el fallecimiento de mi padre que mira que lo siento, que que buen hombre, que cuanto te queria y así tan de repente...más cascabeles y ruidos y labios que se mueven y a mi me va a dar algo por qué no se calla esta mujer tan ruidosa que como salga mi padre por la boca le muerde una teta seguro. Se va.

El exponente me mira a los ojos, al fondo de ellos está la pena y se asoma la negra a ellos como si fuera un balcón, una saeta se alonga.

Me abraza Carlos despacito, un abrazo de seda, un círculo amable, su pecho es un escudo. A mi me dan ganitas de quedarme para siempre, así, de esa manera.

Mi padre entonces me suelta y se va a dar un garbeo por la playa sin mi cuerpo y Chano el borracho le cuenta a todo el mundo por la mañana que se le apareció un fantasma que cantaba por lo bajini una cancioncita de Alejandro Sanz a ritmo de bulerías:

Y en aquel jardín han entraooo
Y en aquel jardín han entraooo
cuatro hombres a porfiar
y sin comprensión se han llevao
se han llevao
¡ay que se han llevao!
la rosa que yo queríaaaa


Y el borrachito alucinaba, que nunca habia escuchado cantar boleritos de esas manera tan sentía.
será este?

sábado, 19 de abril de 2008

Una de angustia vital

A este sitio nuevo del muelle deportivo nunca he venido y meto el coche en el sótano + ST-1 o +ST- 2, o puede que -TS-1 o – TS-2, dos letras y un número o dos números y una letra, creo. ¿O quizá la fórmula de la suma de los catetos = sótanos elevado al cuadrado? No, no, así tampoco







Embutido entre columnas y como puedo meto el coche y la rabia de que no me llames, de que no me digas. Sonríes mucho y mandas el recado a tu niño chico de melocotón con el dile a María que que guapa está. Dice mi papá que. Dile a María que si quiere ser mi novia. Mi papá dice.

Memorizo el sitio, me fijo en los detalles, el color de la pared, la letra, el número del aparcamiento, en que me miras haciendo que no pero yo se que si cuando cruzo las piernas, la puerta por la que accedo al centro, el ascensor, la escalera mecánica, que viene justo a salir delante de la tienda de marca. Está chupado.

Rápido compro porque se lo que quiero. Te quiero a ti y te vas a morir cuando me veas el vestidito turquesa hecho para tus ojos y las sandalias de piedras azules y verdes a la medida de tus versos.

Me oriento, mi sentido de la orientación es magnífico y la intuición más, la que me dice el te quiere tonta, te quiere, ya lo verás, un día a lo mejor te lo dice sin la boca de su niño chico. Ahora mismo no me acuerdo. No pasa nada. La escalera por la que vine está al lado del ascensor panorámico de la segunda planta ¿O la tercera?. Hay dos escaleras mecánicas, una en cada extremo. Intentemos con una. ¡Leches! Esta no me lleva a tu corazón y la otra es solo de bajada ¿Dónde está la de subida?

Aparece la escalera de repente, un milagro en el centro comercial, justo en el mismo sitio que la dejé y el ascensor con las puertas abiertas que dicen ven conmigo.

Invierto más tiempo buscando el camino de vuelta que comprando. Botones del ascensor en incógnita X. No recuerdo en que sótano tengo el coche, no lo anoté, solo tengo apuntado comprar besos, los que no me has dado aún. Subí un piso ¿O eran dos?. Una de angustia vital.

¿Cuándo me vas a decir que me quieres?


Y desde luego no lo encuentro. No lo encuentro. Hace calor, en los garajes laberintos no hay aire acondicionado. Busco los de color naranja y los del rojo, también los violetas. No puedo respirar.

Pido ayuda a dos seguritas, los sudores me caen a chorros.

A ver señorita ¿dónde dejó el coche? - Oiga eso me gustaría saber a mi.

A ver, marca. Tal marca.

Matrícula. No la sé. ¿No la sabe? ¿Cómo no la va a saber?.

¿Pero usted no metió la tarjeta en la máquina de situación?

¡Ah! Por lo visto hay maquina para los que son como yo, para los que se pierden.

A ver. Siempre empieza el segurita con el a ver y el otro ni habla, como las parejas de polis de las series americanas, uno bueno y otro malo.

A ver tranquilicese y deme matricula, marca, color y datos. Me dice que el coche se lo llevó la grúa.

¿Qué? ¿La grúa? ¿Por qué?

Es una broma señorita, dice el graciosillo de las narices. Oiga, a mi me va a dar un yuyo. Con la llave del coche va el simpático del chiste activándola a ver si se ilumina el coche y yo troto paranoica detrás de él no sea que además se me pierda el imbécil y que corte preguntar en información por un segurita prepotente que no me se ni el nombre, ni su número de placa, ni los chistes que se sabe, ni el número de muelas cariadas que pregona su alitosis.

Estoy mareada, me quiero ir de ese agujero negro enredado en letras.

El maldito coche no está en toda la planta. Vamos a ver señorita ¿Usted cuando accedió al garaje recuerda si subió alguna rampa? tranquilicese y memorice.Me trata como a una retrasada mental. Estoy a punto de lágrima y me da igual lo que piense de mi, yo lo que quiero es mi coche y largarme.

Lucas ¿Me recibes? ¿Me recibes? Que dice la afectada que subió la rampa, mira a ver si está en la TS-2 zona roja o naranja, cree. De acuerdo, espero confirmación.

Apareció el coche. El otro seguritas, el calladito, me mira con cara de parece mentira y el gordo del garito me discursea el ustes con ese final, del no sabe ustes que las cosas hay que apuntarlas y si no pues mete ustes el ticket en esta maquina que le indica donde está el coche de ustes. Ya, yo es que no sabía, ni fuerzas para protestar por el tono del gordo. Yo lo que quiero es irme de aquí.

Llego a la salida, meto el ticket. Se han pasado las dos horas gratuitas.

Busco otro aparcamiento con la letanía en la cabeza del verde TZ-4 y me llevo una. Recordé cuando era chica que mi madre me mandaba a la tienda, por el caminito de la memoria repetía mil veces una lechuga y un cuarto de, una lechuga y un cuarto de y claro llegaba a la tienda de Manolito y a lo mejor pasaban cosas, que siempre explotaban las historias delante de mis ojitos y volvía a mi casa con el se me olvidó mamá.

Meto la tarjeta en el chivato y como no tengo dinero subo a la primera planta a por un cajero.

Agarro el billete con las manos mojadas de sudor y lo meto en la ranura. No se deja ni de coña porque está arrugado y sudado y no quiere entrar. Digo la palabrota que siempre digo cuando me enfado JODER JODER y dos mujeres que esperan se quedan asombrada mirándome de reojo y sigo farfullando el joder joder pero bajito. Me seco las manos en la falda de algodón que ya está arrugadita perdida. Estiro el billete y lo intento una y otra vez hasta que entra. Salen las monedas directas al suelo con un tilin de te vas a agachar obviando la bandeja estipulada al tal fin.

Salida, que bonita palabra, meto el ticket, letrerito luminoso que dice meta el ticket en sentido inverso...piiiiiiii..dos veces. Se levanta la bendita barrera, al fondo la radiante, hermosísima calle. Estoy libre. Arrimo el coche a un lado y me echo a llorar de alegría, de puro gozo.

Suena el móvil y tu voz a la misma vez que el sol inunda el parabrisas, que me dice no se que me dice tu voz , un violín tu voz, cien violines me anuncian que esta noche me vienes a buscar. Contesto con algo chiquito, solo contesto
si
 
ir arriba